sábado, 14 de julio de 2012

EL LEOPARDO Y EL RATÓN.

EL LEOPARDO Y EL RATÓN.


Estando cómodamente subido a un árbol, un joven leopardo, - con esa visión privilegiada que posee - , distinguió a lo lejos el movimiento de un ratón que se venía acercando. Con el sigilo que lo caracteriza,- ya que es un felino -, se bajó y lo esperó…
El ratoncito venía muy tranquilo cuando de pronto ¡oh!, el leopardo le salió al paso. El ratoncito tembló de miedo, pero ya era tarde para huir, así que trató de hacerse lo más chiquito posible para pasar desapercibido frente al leopardo, pero viendo que era imposible, siguió lo más rápido que pudo.
Pero cuál no sería su sorpresa, cuando esperando un zarpazo, oyó al leopardo decirle: - ¿adónde vas tan apurado pequeño ratoncito?, no temas, no te haré daño.
El ratoncito con un hilo de voz le contesta: - voy en busca de mis hermanitos que se fueron a jugar con unos primos y nuestra madre los espera, pues se han demorado - .
¿Cómo te llamas?_ le preguntó el leopardo.
-         Tino, le contestó -.
-         - Bueno, Tino, ve rápido a hacer lo que te pidió tu mamá y no te entretengas por el camino.
-         Sí señor, así lo haré-.
Antes de que Tino partiera, el leopardo le dio un lenguetazo cariñoso, y Tino feliz y contento salió en busca de sus hermanitos.
Cuando llegó de regreso a su casa le contó a su mamá su encuentro con el señor leopardo, y ella le dijo: - eres demasiado pequeño para que quiera devorarte, a él le gusta cazar presas grandes para comer, un ratoncito tan pequeño no le apetece.
Él a pesar de su apariencia feroz,también tiene un tierno corazón. Como ves, "las apariencias engañan".
En esta contestación de su madre el ratoncito encontró la respuesta ante lo acontecido y sonrió recordando el susto que se había llevado.
Un abrazo a todos y cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario